SEGUIMOS SIN APRENDER

SEGUIMOS SIN APRENDER

El pasado fin de semana se realizó la ultima carrera del año para la categoría Tc PickUp, con un golpe de escena que trajo a la memoria los peores recuerdos.

Hace unos días recordabamos la trágica partida de Guido Falaschi, las redes se llenaban de comentarios indignados de los fans del automovilismo haciendo un repaso de todo lo que falló aquella vez. Y entre los tantos errores se encontraba la contencion con los muñecos de goma que tan mal realizada estuvo que no permitió amortiguar aquel golpe y se vieron desparramados los neumaticos por toda la pista. 

Ya nada podemos cambiar de aquellos días, pero si hay algo por lo que los hombres nos consideramos superiores a otras especies es por nuestra inteligencia, o sea por nuestra capacidad de aprender, razonar y tomar decisiones. En lo que respecta al aprendizaje en condiciones de normalidad, se refiere a una capacidad amplia y profunda para comprender el entorno, usar el ingenio para saber que realizar y que no.

Pero la condición de humanidad permite el error, lo cual si usaramos lo que nos hace tan distintivos lleva a un analisis profundo de lo ocurrido con el fin de sacar conclusiones y efectuar todos los cambios necesarios para no repetir la falta. Y he aquí la cuestión que nos lleva a desarrollar esta nota: seguimos sin aprender.

En el sito Automundo, el periodista Diego Durruti entrevistó a quien diseñó el circuito El Villicum, en San Juan donde se produjo el incidente que vemos en la fotografía superior, citamos una parte de sus respuestas :

Respecto al choque de la vuelta inicial de la TC Pick-Up afirmó: “No es que los neumáticos volaron porque estaban sueltos. Estaban enzunchados como corresponde, pero en esa zona están preparados para absorber un impacto de un auto que le pega a 70 grados y no a 12 grados como ocurrió con las camionetas. Ese impacto rompió los zunchos… Tal vez deberían haber estado más reforzado, incluso contra el paredón y el guard-rail”, apunta.

Entonces si esta vez no fueron los famosos zunchos, estaría faltando una contención adecuada para este circuito, obviamente siempre y cuando la inteligencia de quienes deben supervisar esto sea usada como corresponde, anteponiendo la seguridad al gasto que les puede ocasionar las bananas disuasorias.

Lamentablemente siguen los testimonios de lo mucho que nos cuesta usar la prevención, durante la semana el ex- fotografo  de automovilismo,Jorge Marchesín compartio algunas fotos de los distintos circuitos que en su trayectoria ha recorrido, siendo testigo de lo poco que se valora la seguridad de los pilotos.

 

 Posadas, las gomas que protegen están sobre el talud. 

 Circuito de Rafaela

 

 Circuito de Neuquén

 

A pocas horas de poner en marcha la competencia que cerrará  el año en el TC Y TCP, también en el circuito EL Villicum,  desde la lejanía, los que no estamos presentes en el circuito nos preguntamos ¿Aprendieron quienes estan a cargo de la seguridad del circuito? y hacemos un pedido casi en forma de ruego: Por favor no es necesaria la fatalidad para hacer los cambios pertinentes, es lo que queremos quienes amamos las carreras y deseamos disfrutar de una final que sea una fiesta, no una tragedia.

 

Fotos Gentileza de Jorge Marchesín

Nota citada de : https://www.automundo.com.ar/