MUCHAS NOVEDADES EN EL ARRANQUE DE LAS PROVINCIALES EN PARANÁ

MUCHAS  NOVEDADES  EN  EL  ARRANQUE  DE  LAS  PROVINCIALES  EN  PARANÁ

Luego de un año sin actividad, regresaron las tres categorías provinciales de pista, el fin de semana pasado en el autódromo del CVE. eficazmente acompañadas por dos zonales que están en franco ascenso, como el SP1000 NG (Nueva Generación) que adoptó la cilindrada de 1.4 y la FRE que está en la órbita de la misma dirigencia diamantina.

Los simpáticos chasis de Fórmula “made in casa”aceptaron este año a los Crespi y Miceo imitación de los Berta. En sendas finales tras el dominio inicial del subcampeón Lucas Elorriaga, se impuso el chajariense radicado en Paraná, Valerio Peruchena (Crespi). Fueron 8 máquinas y usaron como les es habitual la variante más corta posible en Paraná, de 2.200 metros.

 

 El sábado las pruebas se limitaron a una tanda por la copiosa lluvia que se descargó sobre Sauce Montrull hasta pasado el mediodía. Solamente el TPE 1600 (12 autos entre las dos clases) clasificó para disputar la única serie, ganada por el “poleman” Nahuel Zanandrea, tras una interesante batalla con Gabriel Massei. El campeón 2019 fue el que marcó el paso en la final una vez superado el fugaz líder Valentín Romani (Chevrolet Celta motor Fiat) hasta que un afiladísimo Martín Bigatton lo desalojó. El de Federación lo persiguió celosamente, mientras detrás escalaba de manera brillante desde el cajón 11 de la grilla Matías Russo con el Gol que corriera Juan Palacio hasta el 2019.

 

 

Llegó la última vuelta. La temeraria maniobra de Zanandrea en la chicana terminó en toque y los dos en el pasto. Por afuera pasó raudo el ex integrante del AF Corse y ex subcampeón italiano de GT llevándose la victoria en su debut para alegría de su equipo, en especial del legendario  preparador Hugo Rissetto, el mismo que lo acompañara en sus dos títulos en el TC 850. No defraudó el 1600 pese al escaso parque. Bigatton consiguió arribar  escolta y tercero Romani.

 

La clase 1 destinada a autos de vieja generación con motor estándar fue para el oriundo de Colonia Crespo, Alejo Weiss (Gol cuadradito) décimo en la general. También hubo giros de exhibición de la  futura clase 3.

La que más novedades presentó fue el TC Pista Entrerriano (12 autos) que tuvo un contundente dominador, Sebastián Reynoso con el Falcon del equipo de los hermanos Bonnin de Colón. Había marcado una fantástica pole pero un detalle en la técnica lo mandó a largar último la final, lo que no fue obstáculo para que el gualeguaychuense pasara a dominar a partir de la sexta ronda, Una final deslucida, por los dos ingresos del A.S. tras los abandonos de Walter Bianchini (debutante) y Jorge Solia. Con el retraso del campeón 2019 Juan P. Main, fue su hermano Roberto (estrenando una Chevy) el lejano  escolta, superado en pista por Sebastián Almada (Ch) pero recuperando laposición por el recargo al de Basavilbaso por abrir la puerta para acomodar la rejilla de seguridad de la ventana una vez levantado el cartel de largada, acción prohibida por el RDA.

 

Como dato de color quedó el noveno puesto final de Geraldine Barroso (Falcon del Main Competición). Acompañantes hubo muchas pero la joven oriunda de María Grande se convirtió en la primera dama al volante en el TCPE. Faltaron con aviso algunos equipos, no obstante la categoría de los seis cilindros no defraudó, dejando como saldo por ejemplo el cuarto puesto de Jero Schepens, que en su corta experiencia ya cuenta con un terrible despiste (el sábado) que arruinó la cola del Falcon. Otro tanto ocurrió con el Chevrolet de Solia. Los dos repararon. El retorno de Joan Brondi (séptimo) con la Chevy ex Juan Augusto Ronconi y el frustrante debut de Juan Pablo Torretta con la impecable Chevy que corriera su padre Dante. El exkartista abandonó cuando iba sexto.

 

TC 850 anunció que este año incorporará la mecánica 1.4 pese a lo cual los 12 autos presentes contaban con el tradicional motor de cuatro cilindros que le diera su nombre. Con pista húmeda el sábado el mejor fue Luciano Sendros y en la tanda dominical el campeón 2019 Ramiro Albisu clavó la pole definitiva. El concordiense no tuvo una buena largada en la serie matutina, debiendo remontar hasta ubicarse (R. de V. mediante) a la cola de “la Aceituna voladora” sin encontrar el hueco para superarlo.

 

Llegada la hora de salir a la final, el Fiat 600 de Sendros se negó a arrancar, por lo que el cajón 2 de la grilla permaneció vacío. Cuando dieron con la falla ya era muy tarde. Albisu dominó a placer la final, quedando para ver la apasionante disputa por el segundo lugar, que pasó por varias manos hasta que a dos giros del epílogo el victoriense Maxi Turano logró distanciarse del resto.

 

El veterano Rubén Degeneve tuvo el premio que su constancia merece, atacando a un desdibujado Rodrigo Miraglio para capturar el tercer escalón del podio. No fue lo que nos tiene acostumbrado el TC850 en Paraná, no tuvo rivales Albisu, a tal punto que ni el recargo por falsa largada le impidió alzarse con la primera del año. La próxima cita podría ser Gualeguaychú si termina los trabajos en su autódromo, caso contrario regresarían a Paraná los días 24 y 25 de abril.

 

Por último, la segunda final del año (la primera fue en Concepción el 4 de este mes) del SP1000 NG tuvo dos mitades, separadas por el ingreso del A.S. En la primera, dominó Ramiro Rico y las diferencias entre auto y auto eran largas. El “pace car” los juntó de nuevo y allí el espectáculo fue otro, con constantes sobrepasos y retrocesos. Prevaleció Germán Jaime que había largado antepenúltimo  de los 14 que largaron, sin que la oriunda de Colonia Avellaneda, Sabrina Palomo pudiese formar parte de la misma por problemas en los frenos.

 Si a todo esto le sumamos la primera transmisión por “streaming” de las finales, podríamos concluir on que el arranque fue exitoso, dadas las particulares circunstancias de la pandemia y el gris presente de la economía del país.

 

 

 

 Texto: Alejandro Spizzirri

Ph Rubén Molteni