INAGOTABLE CANTERA DE TALENTOS. HOY, CATEGORÍA ESCUELA

INAGOTABLE CANTERA DE TALENTOS. HOY, CATEGORÍA ESCUELA

Este tiempo de cuarentena preventiva nos obliga a recurrir a los archivos, a las fotos viejas y amarillentas... y a las estadísticas. Como para muchos lectores les resulta fastidioso el simple ejercicio de la lectura de los números, promedios y porcentajes de efectividad. Les proponemos una mirada distinta. Comentar para sacarle el jugo a los fríos y a veces irrespetuosos números.

 Desde la unificación de las dos grandes “ligas” en que estaba dividida la actividad de los pequeños monopostos para formar un solo, teóricamente fuerte, campeonato entrerriano de karting (hoy en día C.E.K.) han transcurrido 18 años, durante los cuales hemos visto surgir desde sus primeros pasos a un montón de pilotos. Escuela es por antonomasia la primera experiencia de los chiquitos en el difícil mundo del deporte motor.

 

Una prueba de fuego, un filtro del cual surgen grandes promesas y también quedan descartadas otras tantas. Ajenos los chicos a las idas y vueltas de los dirigentes, arrancaron el 2004 sin ponerse de acuerdo con la motorización, es por eso que  en esos años tuvimos dos campeones. Por ejemplo, en el 2004 Juan Pablo Dalcol con las reglas del KRU y Francisco Hernández con las reglas del KRP. Siguió existiendo la división a pesar de que clasificaban y corrían juntos en el 2005, pero el asunto era no postergar el sueño de los más chicos luego del papelón del 2003 cuando la cantidad de carreras no alcanzó para poder declarar un campeón en ninguna de las dos variantes.

 

Luego arrancó la etapa de los motores de 50 cc centrífugos con brida, en la que los preparadores santafesinos como Amílcar Zaffrea tenían cierta popularidad.

 

Con gerenciamiento de un promotor de la vecina provincia, en el 2010 arrancó la era de los 4T con los motores de 110, también centrífugos y con limitaciones de alimentación para que no se supere el promedio de los 70 km/h por vuelta. La misma motorización perdura hasta estos tiempos, con la diferencia de que la misma categoría provee por sorteo el motor y también proporciona los neumáticos.

 

Estos fueron los campeones de Escuela del karting entrerriano, desde que adquirió rango de campeonato provincial avalado por la Federación Automovilística Entrerriana (FAE):

 

1998   Andrés Franco (Santa Fe)

1999   Facundo Pierini (Concordia)

2001   Bruno Paveglio  (Esperanza, Santa Fe)

2002    Giovanni Elizalde (Basavilbaso)

2003    Declarado desierto

2004    KRU Juan Pablo Dalcol (Gualehuaychú)

           KRP  Francisco Hernández /Gral. Ramírez)

2005   KRU Francisco D’Angelo (Pronunciamiento)

           KRP  Facundo Tersich (Paraná)

2006   Agustín Guiffrey (San Cipriano)  

2007   Juan Alberto Rey (Gualeguaychú)

2008   Juan Alberto Rey  (Gualeguaychú)

2009   Matías Guiffrey (Villaguay) foto de portada

2010   Froilán Fernández (Gualeguay)

2011    Joaquín Bonnet  (Concepción del Uruguay)

2012    Franco Balbuena (Gualeguay) 

2013    Bautista Marcó  (Concepción del Uruguay)

2014    Diego Stivanello  (Chajarí)

2015    Juan F. Casagrande (Larroque)

2016   Manuel Borgert (Gral. Ramírez) 

2017   Benjamín Traverso (Esquina, Corrientes)   

2018   Ayrton Elías Pérez (Paraná)

2019   Uriel Rodríguez  (Concepción del Uruguay)



La trayectoria de Mati Guiffrey es bien conocida, llegó a ganar en el TC Pista Mouras y en la Fórmula Metropolitana. Entre tanto, regresó a su viejo amor para perder por dos puntos el campeonato mayor del C.E.K. (125 Internacional) en el 2016. ¿Quién se lo ganó? Damián Markel. En realidad fue el extremo de la palanca de cambios que se le partió en el Coronación, pero de esos detalles nadie se acuerda.

 

Tampoco diremos mucho de Giovanni Elizalde, que estuvo en el TC Pista Mouras y luego intentó en categorías menores.

 

Hubo campeones de Escuela en la época que era solamente campeonato de la Costa del Río Uruguay, como Nicolás Bonelli o Federico Paoloni. Demasiado conocidos como para ser incluidos entre esta recopilación.

 

Muchos de ellos continúan en actividad, como Balbuena, Stivanello, Casagrande y Bonnet que fue la estrella rutilante del 2019 (campeón de la 125 Internacional con solamente 17 años). Otros son una firme promesa como Ayrton Pérez Cuenca, nieto del legendario Rubén “Perico” Pérez e hijo de Fabián, el “campeón sin corona” de la Fórmula Entrerriana.

 

Del que van a asombrarse es del campeón 2006, Agustín “Tino” Guiffrey. Aquel chiquito que se bajaba del kart para abrazarse con su abuelo, sentado detrás del alambrado, cada vez que ganaba en aquellos circuitos de tierra compactada de los cuales solo queda el recuerdo, es hoy futbolista profesional. Tras haber hecho las inferiores en Patronato de Paraná y debutado con tan solo 18 años en Primera División (hizo siete partidos en total) en el 2019 fue cedido a Ramón Santamarina de Tandil.

 

No es el único caso de kartista que deriva en futbolista, hay otros como Nicolás Galvarini, que llegó a hacer podio en el TC 850 (Fiat 600) pero tras un pavoroso vuelco en Gualeguaychú tuvo que enfrentarse con la firme negativa de su madre para que no siga arriesgando el pellejo en las pistas.

 

Hay de todo en el karting, desde ex basquetbolistas hasta pelotaris. Pero esa no era la finalidad de esta nota. Fue tan solo una primera entrega. Tenemos preparadas muchas anécdotas más, incluyendo homenajes a los que alguna vez formaron parte de la grandísima familia del karting de la provincia, que por esas cosas de la vida nos dejaron prematuramente.

 

Si Dios quiere (como decía Senna) tendremos todo el tiempo del mundo para ir preparándolas.

 

 

 

Foto:Hugo Barrionuevo