EL KARTING RÍO PARANÁ SE DESPIDIÓ HASTA NUEVO AVISO

EL KARTING RÍO PARANÁ SE DESPIDIÓ HASTA NUEVO AVISO

 Ser dirigente nunca fue fácil, hay que tomar decisiones dolorosas y el pasado 4 de febrero en la reunión de la Comisión Directiva del Club de Volantes Entrerrianos, la votación arrojó como resultado cesar en la dirección y organización de la categoría Karting Río Paraná, que por casi un lustro habían tenido a su cargo. Así se lo comunicó al día siguiente a la Federación Automovilística Entrerriana.

 La medida tomó por sorpresa a algunos pilotos y concurrentes, en especial de la misma ciudad capìtal pero no tanto para quienes conocían los entretelones de la organización y fiscalización de la menor de todas las categoría del automovilismo deportivo. Mantener una infraestructura mínima para llevar a cabo sin sobresaltos las competencias requiere un cálculo muy fino del área contable, no exenta de cierta audacia, porque al final de cuentas el dirigente no siempre logra que los números cierren.

 

 Conocida la filosofía del C.V.E. resumida en la frase de su presidente Romeo Pisano,  (“Este es un club sin fines de lucro, pero también un club sin fines de pérdidas”) teniendo en cuenta que la situación económica del país está lejos de una recuperación, era previsible que siguiera los pasos de la Comisión Autódromo Concepción del Uruguay, que en el 2019 adoptara idéntica medida, a pesar del éxito de aquel zonal en su kartódromo.

 

 Pega hondo sí, en la comunidad de pilotos del karting. Paraná competía de igual a igual con Concepción en cantidad de pilotos que se inician en este deporte. Duele mucho también, porque la patriada de un grupo de entusiastas, encabezada por el colega Eduardo Lacoste, no tuvo el final feliz que soñaron, cuando a fines del 2014 comenzaron a reunirse buscando reflotar aquella gloriosa categoría llamada K.R.P.

 

Se inscribe, claro está, en una realidad que es incontrastable en Entre Ríos. El karting en circuitos de tierra compactada atrae (por no estar afiliados a la FAE y por ende, no rendir cuentas a la CDA del ACA) mucho más a los pilotos que el karting de asfalto (afiliado) porque es  significativamente más accesible.

 

Para dar algunos números nada más, digamos que el costo de la Licencia Médica Nacional, que se tramita en el hospital móvil de la AAV y la CDA, asciende este año a la bonita suma de $8.500 . Y sin ésta no se puede acceder a la Licencia Deportiva, expedida por la FAE, con un costo aparte cuya única diferencia es la facilidad de pago en cuatro cuotas.

 No debe extrañar al lector el auge de los zonales de tierra en los que los pilotos se presentan, abonan la inscripción (ronda los $4000 actualmente) y listo... ¡a la pista!

  Alguna vez, cuando el accionar de la entidad madre era más autónomo, sin tantas bajadas de línea de parte de la CDA (que en los años ‘90 encontró un filón de oro en el karting) el Karting Río Paraná fue también un zonal en circuitos de tierra. 

 Pequeñas localidades del departamento eran visitadas por la categoría, siendo el “Juan Manuel Fangio” de Viale y el “Don Estelio” de María Grande (ambos desaparecidos) los circuitos emblemáticos. Rara vez “subían” al asfalto, a pesar de la primera gran mano que le diera la Comisión del CVE cuando pavimentó un kartódromo en la zona de “El Retome” es decir la parte más alta del autódromo de Paraná.

De esta “primera versión” surgieron valores que ahora representan no solamente a Paraná sino a todo Entre Ríos, como Mariano Werner y Favio Grinóvero., por citar solo a dos pilotos.

 Lacoste y compañía reflotan la categoría y en un par de años logran que nada tenga que envidiarle a los zonales similares de Gualeguay, Concepción y Gualeguaychú (Concordia fue la última en arrancar) contando con el apoyo del CVE, que cada vez aportaba más y llegó un día en el que fue inevitable el paso al costado del grupo de quijotes para que el KRP  levante vuelo de la mano de gente mucho más experimentada, con la solvencia que la FAE exige para ponerse el chaleco de organizador.

 

La era de Giorgio, Perelstein y los restantes integrantes de la  subcomisión de karting del CVE ha terminado, Quedan como hitos haber sido “cuna” de pilotos como Agustín Martínez o Matías Jusid, de inminente debut en la Fórmula 3 Metropolitana.

  Y la formación de numerosos pilotos de Paraná y la zona que nutren hoy en día al certamen provincial (CEK) u otros zonales.

  Podrá venir una nueva camada de dirigentes a tomar la posta, aunque lo vemos improbable porque deberían empezar desde cero, teniendo que alquilar el predio y todos los insumos, habida cuenta de que en la misma carta la Comisión del CVE notificó a FAE que todos los elementos que empleó para la organización y fiscalización de la categoría en los últimos cuatro años son de su exclusiva propiedad.

 

Nada que festejar entonces. Por el momento, el glorioso KRP está muerto.

 

 

Foto: Silvina Barrios