PAUL RICARD NO TRATÓ BIEN A COLAPINTO

PAUL RICARD NO TRATÓ BIEN A COLAPINTO

Toda la sed de revancha acumulada en el mal fin de semana en Mónaco no pudo ser saciada en la visita a Le Castellet de la Fórmula Regional Europea by Alpine (FRECA) por parte de Franco Colapinto.

En su defensa, tendríamos que buscar largo rato las causas, porque ninguno de los autos del numeroso equipo neerlandés MP Motorsport está funcionando en los puestos de punta este año, siendo una probable explicación – conjeturamos - la falta de adaptación a los neumáticos, que este año son Pirelli suplantando a los Hankook del 2020. Lo cierto es que Colapinto es piloto del segundo pelotón en este 2021 y ni haciendo todo bien logró avanzar más que dos posiciones, retirándose del Paul Ricard sin sumar puntos. Veamos en detalle.



DAVID Y SAUCY EN LA CUARTA FECHA

 

La “costa azul” francesa recibió con menos sol de lo esperado a la FRECA mas la temperatura no influyó tanto como la humedad. La racha de Grégorie Saucy que pareció haberse cortado en Mónaco, resurgió con toda virulencia en Paul Ricard. Tanto en la mañana del sábado como en la del domingo, dominó las clasificaciones para luego adueñarse de sendas finales. De a una: El ART Grand Prix volvió a dominar como lo está haciendo este año, con pole de Saucy a las 9:30 del sábado (3:30 hora argentina) y cinco horas más tarde con 23 grados y 66 % de humedad se largó la primera carrera. Hadrien David en el cajón 2 y Colapinto en el 13. Sin mayores oponentes, Saucy se fue adelante ni bien se apagó la luz roja. Ni tres cuartos de vuelta y un toque en cadena obligó a entrar al AS (dos autos menos) y al reiniciarse se volvió a repetir el incidente en la recta del Mistral (otros dos eliminados). Por entonces el orden era Saucy-David-Belov. Colapinto sin resto para  contener a Vidales, quiso mantener el P13 encabezando un trencito que contó con Rosso, Aron y Seppänen. Le costaba mucho al argentino, hasta que a dos vueltas del final se tocaron Famularo y Gnos, entrando a pista el AS que ya no se retiraría. Pudo ser la cuarta victoria para el suizo, buen trabajo de David, sorpresa y media de Belov. Mini, Maloney, Pasma y Quinn completaron el “top six”(luego top five) siendo Vidales (P12 delante de Franco) el que más avanzó en una carrera demasiado lineal. La victoria pasó a manos del francés de la Alpine Academy en la técnica, ganando todos una posición, pero a Vidales y a Colapinto no les redituó punto alguno.

 

El gran dominador de los ensayos y de la jornada inicial comenzó su “desquite” en la mañana del domingo llevándose la pole. Lejos de mejorar, Colapìnto largaba en el cajón 17, mitad del pelotón entre 35 participantes. Cielo nublado, resolana  y el español Mari Boyá condenado a largar último por los incidentes del día anterior. Hadrien David no arrancó al darse la orden de vuelta previa y perdió el cajón 2 debiendo largar desde boxes. Se confió un poco Saucy y le ganó el pique Gabriele Mini, solo por unos metros porque el suizo puso orden y encabezó la larga hilera desde la primera vuelta. Dicha vuelta fue lo único favorable de Colapinto en el fin de semana. Pudo colocarse duodécimo, posición que mantuvo con tenacidad hasta ser superado por David, de impresionante escalada hasta la décima colocación (en la tercera vuelta ya estaba vigésimo). Nuevamente el finlandés Elias Seppänen acosó al joven de Pilar. Al Tatuus del argentino le faltó velocidad punta, que compensó doblando al límite. Detrás de él, sus compañeros Haverkoort y Goethe tampoco pudieron progresar. Con Belov lejano escolta, quedó únicamente para observar la tenaz defensa de William Alatalo (Arden) al acoso del Isack Hadjar (4º) el otro integrante del ART que había ganado en Mónaco como comentáramos en la nota anterior. Y el extraño despiste de Alex Quinn para evitar tocarse con un rival, que lo sacó lejos de la zona de puntos. Las chicas de mal en peor. Belén García se tocó en la carrera del sábado y rompió la trompa, Lena Buhler 29ª, apenas un puesto delante de la española que cerró el marcador. El domingo Belén 25ª y Lena 29ª. La próxima es en Zandvoort 19 y 20 de este mes.



F4 ESPAÑOLA: CASI TRIPLETE DE QUIQUE BORDÁS EN NAVARRA

 

El hermoso circuito de Los Arcos, en Navarra, recibió a la F4 Spanish mejor dicho al “Racing Weekend” que es todo un “paquete” de categorías de las cuales la F4 vendría a ser la reina con sus 38 monopostos en pista. El autódromo tiene una gran infraestructura pero cuenta con demasiados guardrail para nuestro gusto, recordándonos en cierta medida a “El Pinar” de Uruguay. Enric Bordas estuvo muy cerca de lograr el triplete. La primera final largó el sábado sin novedades. El neerlandés Dilano van’t Hoff (MP Motorsport) largaba adelante con los compañeros Dani Macia y Bordas (del Formula de Campeones) detrás. Dilano largó mal, Maciá se quedó parado en el cajón y el sorprendente exkartista comandó las acciones desde el principio. Van’t Hoff mantuvo la calma, recuperó un lugar (era 4º) pensando en el campeonato, demasiada madurez para un chico de 15 años. En 12 de las 15 vueltas fue un trencito de 4, que remató van’t Hoff superando a Georg Kelstrup (3º) en el anteúltimo giro. Primera victoria para Quique en autos de fórmula y regreso a lo más alto tras mucho tiempo para el team Formula de Campeones. Santiago Trisini fue 13º.

 

Sin las sombras del día anterior, el circuito pareció otro el domingo. Macia iba por su desquite, partiendo al lado del poleman Bordas. El infaltable toque en la vuelta inicial de la carrera 2 hizo que ingrese el AS, con el catalán al frente. Tras 3 soporíferas vueltas del AS, de los 18’ (esta es la “final corta” con puntaje menor) quedaban solamente 5 minutos disponibles, que fueron toditos con Bordas al frente. Dilano estuvo siempre cuarto, apremiado por Kelstrup hasta que el finés entró en trompo. Ya era tarde para ir por Degnbol (3º) siendo entonces esta la primera vez en el año que el neerlandés no subió al podio. El escolta Dani Maciá intentó acercarse a Bordas pero la bandera encontró a éste al frente por segunda vez consecutiva. El argentino nacionalizado estadounidense Santi Trisini abandonó en esta corta final de solo 10 vueltas, 3 de ellas a marcha moderada tras el AS.

 

Para la tercera carrera, Bordas estaba en “modo ganador” por más que a su lado largara Dilano van’t Hoff el cómodo líder del torneo. Capturó la punta con autoridad y estableció cierta diferencia, frustrada por el infaltable incidente que requirió banderas amarillas, pero no AS para su salvación. El neerlandés hizo su carrera sin apurar el paso, comandando la larga hilera con Degnbol y Ogaard detrás. En ocho giros Bordas sacó 1, 8 segundos de ventaja (en esta categoría tan pareja es mucho) y se dirigía al triplete, pero entró el AS y toda la diferencia se evaporó. Fueron dos largas vueltas del pace car mientras (un blooper) los auxiliares no se decidían a empujar o sacar en grúa un auto de una cama de arena. Y cuando se estaba por retirar ¡Zas! Algo pasó con la transmisión del Tatuus porque Bordas rodaba a marcha lenta, siendo superado por todos. Así se reencontró con el triunfo Dilano van’t Hoff, un joven de larga campaña en karting, que está arrasando en la F4 Spanish. Santi Trisini fue el que más avanzó, entrando 13º tras largar 28º. Otra de las cosas que nos impresiona de esta categoría es que los relatos son en inglés, los pilotos a pesar de su “carita de niño” dominan el inglés estando en la patria de Cervantes. Dicho de otra manera: no todo es presupuesto, acá hay dedicación y ganas de progresar en este “deporte cruel” como lo definiera Ayrton Senna.

 

Al podio a recibir el acrílico como mejor exponente femenino subió dos veces la francesa Lovinfosse, una espigada niña de larga cabellera rubia. Lola entró vigésima en la primera carrera y 23º en la tercera. En la segunda la que subió fue la neerlandesa  Emely De Heus, apenas un puesto delante de Lola (22º). La próxima fecha será en Portimao, 17 y 18 de julio junto con el FIA WEC. 40 días de espera parecen muchos ¿no?




LOS BEMOLES DE LOS ÓVALOS EN LAS “ROAD TO INDY”

 

En EE.UU. formando parte del enorme espectáculo que son las “500 Indy” (Carb day) las promocionales hacen unos kilometritos más y corren en el Lucas Oil Raceway, un óvalo corto (1.104 metros, apenas poco más largo que una pista del CAM) situado en las afueras de Indianápolis muy cerca de la ciudad satélite de Brownsburg. 

 

 “Corren” es un decir, porque la llovizna del viernes hizo que el AS se quedara por ¡ocho giros! esperando secar la pista, pero la lluvia no cesó y el público se quedó sin la nocturna de las Indy Pro 2000 y USF2000. No, no rompieron nada, esperaron al día siguiente y vieron las dos carreras prometidas con total educación. Además el “streaming” se entrecortaba haciendo todo muy fastidioso aquel viernes a las 22.30 (hora argentina).

 

¿Que son aburridas las carreras de óvalos? Sí y no. Por un lado, la idea es que los más jóvenes le vayan tomando mano a los óvalos, en los que es muy difícil hacer sobrepasos cuando no se está seguro de que la maniobra no va a causar un perjuicio. Y en ese aspecto los chicos sinceramente sorprenden fecha tras fecha, año tras año. Las actuales estrellas del Indycar como Rinus Veekay o Colton Herta salieron de estas categorías y por lo que vimos en el Lucas Oil los chicos están muy bien concientizados por sus “coach” de la peligrosidad de las maniobras. El resultado es carreras a puro trencitos que se alejan y se juntan según se encuentren con rezagados en el camino. La tensión se mantiene y las distancias al cabo de 90 vueltas son bastante exiguas lo que bien traducido significa: paridad y talento conductivo. Obsérvese la distancia, casi 100 kilómetros sin levantar demasiado el pie del acelerador, exigiendo concentración absoluta. ¿Cómo aburrirse entonces? Es cierto, no varían demasiado las posiciones, pero la finalidad de ser “Escuela” se cumple con creces.

 

Vamos al grano. IndyPro2000: La pole a Reece Gold (Juncos Racing) no le valió de mucho pues el gran dominador Christian Rasmussen lo superó muy pronto para encaminarse a un trabajado triunfo por tan solo 665 milésimas tras 90 giros de carrera. Describir a esta larga competencia en pocas palabras es imposible. Tercero fue el mexicano Manuel Sulaiman (Juncos Racing) un poco alejado de la infartante definición. Braden Eves dos segundos detrás, sumando para el campeonato, que sigue

siendo encabezado por el danés Rasmussen pero ahora con apenas 13 puntos de luz sobre Eves. Un solo Dallara averiado contra el paredón tras 90 vueltas, con este detalle lo estamos diciendo todo.

 

En la USF2000 el poleman Michael D’Orlando (del localísimo equipo Cape Motorsport) se adjudicó una competencia donde una docena -la mitad- de los chicos estaba corriendo por primera vez en un óvalo. El sábado el cielo seguía nublado pero no llovió, permitiendo que los más jóvenes hagan experiencia. Tras 75 intensas vueltas, el neoyorquino fue más astuto que el californiano Prescott Campbell para llevarse la victoria, tercera del año para él. La cerrada batalla se definió a favor de D’Orlando en la vuelta 66 tras un rueda a rueda que duró tres curvas del óvalo durante el cual no ahorraron neumáticos para frenar a último momento, llegando a bloquear las ruedas de los monoplazas (el humo azul lo delató) por una fracción de segundo, todo esto a la espeluznante velocidad que desarrollan. Los hermanos Cape saltaban de contentos, declarando que Michael demostró condiciones para estar peleando por el torneo y el piloto declaró que “Se le paralizó el corazón” cuando bloqueó porque no le quedaba otra, felicitando a Campbell por la gallardía (perdió por medio segundo). El brasileño Kiko Porto entró cuarto, a 1, 046 segundos del ganador. La cabeza del certamen le pertenece a Yuven Sundaramoorthy (Pabst Racing) con 177 puntos, siete más que Kiko Porto y a 14 de D’Orlando.  Próxima cita (dos carreras) en Road America, 17 al 20 de este mes.



Escribe:  Alejandro Spizzirri

Foto: redes sociales de Franco Colapinto - Crédito: Dutch Photo Agency