FRUSTRANTE PASO DE COLAPINTO POR MÓNACO

FRUSTRANTE PASO DE COLAPINTO POR MÓNACO

 Lo que en los papeles previos asomaba como una buena posiblidad para lucirse ante el “gran circo” de la F1, terminó siendo una de las peores frustraciones para el joven piloto argentino. La clasificación en Mónaco tuvo una singularidad.

Para esta tercera fecha de la Fórnula Regional Europea by Alpine se dividieron en dos grupos a los 32 pilotos, los primeros 12 mejores tiempos tenían asegurada su participación en las dos finales. Franco el jueves hizo el cuarto tiempo de la tanda 2, lo que le aseguraba largar la final sabatina en el quinto lugar y la dominical en el cuarto. Sin embargo, a primera hora del viernes se conoció la quita de los tiempos en la técnica. Unos bujes a los costados de la caja de dirección estaban colocados al revés, lo que no le daba ninguna ventaja mecánica pero como es habitual en Mónaco los comisarios estuvieron implacables. No obstante, como los “no clasificados” tenían la opción de largar en al menos una de las dos carreras, se le indicó al equipo que podría hacerlo en el cajón 28 de la grilla (último).

 

El equipo MP Motorsports consideró muy arriesgado poner el chasis en carrera, teniendo en cuenta que en apenas siete días se hace la fecha en Paul Ricard, así que de común acuerdo con Franco y los patrocinadores declinaron de participar en el evento monegasco. Fue un golpe tremendo, si le agregamos el estreno de colores en el Tatuus, quedando entonces solamente el suizo Oliver Goethe como representante de los colores de la petrolera Gulf. El mismo Franco asumió la situación con entereza, a pesar de que no fue un error suyo y comunicó la decisión. Un poco de consuelo tuvimos el domingo, con la accidentada segunda final que le dio la razón al equipo neerlandés.

 

El francés Isack Hadjar fue el autor del mejor registro de la tanda 1 y se ganó el derecho de largar en pole el sábado. La primera  carrera no tuvo mayores incidencias, habida cuenta de la dificultad de sobrepasos que tiene este circuito. Para colmo de males, ni bien arrancada la misma, Dudu Barrichello ingresó a boxes por inconvenientes mecánicos. Los franceses, que son casi locales en este circuito, se hicieron fuertes con la única oposición del oriundo de Barbados, Zane Maloney que largó y arribó escolta. El R-ace GP se anotó el primer 1-2 del fin de semana, en carrera bastante monótona, siendo la única alternativa digna de ser comentada el trompo de Nicola Marinangeli por toque de atrás de Brad Benavides, lo que originó la primera entrada del A.S. y el despiste de Grégoire Saucy en Saint Devote, segunda y última entrada del A.S. porque expiraron los 30 minutos de plazo que tenían. Tercero Paul Aron, cuarto Hadrien David (Alpine Academy), quinto Patrick Pasma y sexto Alex Quinn, otro de los aspirantes a la corona. Fue interesante ver como se entregaron grandes copas además del acrílico habitual en el podio, también para el representante del equipo ganador.

 

Al día siguiente las posiciones de la primera fila se invirtieron, Maloney había sido el más veloz en el grupo de Colapinto y tenía todo para ganar. De carrera tuvo muy poco realmente esta final, empezando por el terrorífico accidente de la primera vuelta en la subida al Casino, a pocos metros de la primera curva. Maloney picó bien, los de adelante se fueron sin problemas pero los de la mitad de la grilla se juntaron peligrosamente entrando de a tres o de a cuadro a la serpenteante subida. Hubo un toque que desacomodó a todos (efecto carambola) salvándose Gabriele Mini de ser tocado por milagro. Marinangeli no tuvo tanta suerte y se montó sobre las ruedas de otro monoplaza, rebotando entre otros para terminar volcando. Una vez más el halo demostró su utilidad porque no hubo lesionados que lamentar, aunque sí quedaron afuera tres autos y dañado el de Saucy. El líder del torneo tuvo un fin de semana para el olvido. Como el sitio no tiene escapes, la carrera se detuvo con bandera roja. Tardaron una eternidad en sacar los autos del lugar y tapar el aceite con cemento.

 

En el interín, Pesce cambió de trompa y a Alatalo le remendaron el lateral. Salieron en fila por dos vueltas detrás del AS y se puso bandera verde restando 24 minutos de carrera. Pero no fue así. Se pegó el estonio Paul Aron en St. Devote y otra vez A.S. siempre con Maloney en punta. Goethe, que había frenado “a cero” en el incidente ya comentado, circulaba en el P19. Tras dos tediosas vueltas con el veloz pace car Alpine al frente, se reanudó pero no por mucho tiempo, trompo y toque de dos en la “ese” frente al Casino, otro lugar imposible y nueva entrada del A.S. que se retiró cuando estaban vencidos los 30 minutos, así que completaron esa vuelta y se terminó. 

 

Maloney ganador, Hadjar muy cerca, tercero David, un podio a todo R-ace GP. Cuarto Quinn, quinto Pasma (toda una revelación) y sexto el ganador de la primera carrera de la fecha 1, el español Vidales. La suiza Lena Buhler (única representante femenina ya que Belén García estaba en los test de la FIA Women Series) no entró entre los 24 de la clasificación, corrió entonces solo el sábado y entró vigésima. El torneo es encabezado por Saucy con 85 puntos, seguido por Aron con 72, Hadjar 70 y Quinn con 68, entre los de bien arriba.



TRES GANADORES DIFERENTES EN LA F3 BRITÁNICA

 

La edición 2021 del torneo que es el orgullo del British Racing Drivers Club (BRDC) comenzó el pasado en el circuito “Grand prix” del legendario Brands Hatch (solo la práctica del jueves fueron en el circuito corto) con la asistencia de 19 máquinas. El particular tiempo, típico de la primavera boreal, en la isla amagó con hacer caer agua… no pasó de gotas aisladas ¡justo en el momento de largar! Pero estas cosas no sorprenden a ningún inglés, porque hubo público (como en Mónaco) en las tribunas y algunos ni siquiera usando mascarillas. Eso sí, todos provistos de capas para lluvia.

 

Las tandas de clasificación del viernes dejaron como resultado sendas poles de Ayrton Simmons, un especialista en Brands Hatch. Se llevó sin mayores dificultades la única final del sábado 22 (no hubo streaming) sobre su compatriota Oliver Bearman entrando tercero el debutante Zak O’Sullivan (Carlin) campeón 2020 de la F4 inglesa. A continuación dos que ya estaban el año pasado, Bart Horsten y Reece Ushijima. La debutante saudí Reema Juffali (Douglas Motorsport) entró 15ª. Esta victoria sería la quinta de Simmons en su larga trayectoria en la categoría (segunda en este circuito) pero en las dos siguientes no sumó puntos.

 

Queremos destacar que Alex Fores, el británico de la escudería Chris Dittman Racing (la de Nico Varrone el año pasado) y compañero de equipo de Simmons, se despistó en la vuelta previa, motivo por el cual fue sancionado con 5 posiciones en la siguiente grilla. Riguroso ¿no? El piso estaba húmedo, las gomas calzadas eran lisas también el domingo a la mañana (6:10 hora argentina) así que había que tener mucho cuidado.

 

Tras unos titubeos, se decidió largar porque no llovía. Simmons derrapó al apagarse el semáforo, O’Sullivan muy cauteloso no quiso meterse por adentro en la curva 1 por lo que Bart Horsten vio una inmejorable oportunidad para zambullirse, pero Simmons no tenía intenciones de ceder y lo ignoró, frenando de menos en la horquilla  “Colina de los Druidas”. El resultado fue que el Tatuus rojo se montó sobre el motor del plateado de Horsten, recorriendo “a caballito” una docena de metros hasta caer en la cama de arena los dos, sin lamentar lesiones pero con sendas máquinas destrozadas. Momento tenso (estos F3 no tienen halo) y carrera servida en bandeja al joven piloto británico del Carlin.

 

Entrada del AS y notificación: la carrera 2 sería a 10 vueltas o 18 minutos. Pocas emociones en el transcurso de esta corta final. La mayor fue el sorpasso del mexicano Sebastián Alvarez al novato Bryce Aron (tercer piloto del Carlin) tras haber dejando atrás al australiano Christian Mansell, segunda baza del equipo campeón 2020. No hubo para más, se cumplieron los 18 minutos dejándonos la sensación de haber visto una serie. El motivo fue las innecesarias dos vueltas del AS especulando tal vez con una lluvia que nunca se produjo. Ganador O’Sullivan, segundo Bearman y tercero el japonés Ushijima. El reglamento dice que quien clasifique en la última colocación sin haber perdido la vuelta, tenía la pole para la carrera 3 (grilla invertida) del domingo a la tarde (12:05 para nosotros) y quien accedió a esa posición fue Reema Juffali, en tan solo su tercera participación.

 

A la nacida en Arabia Saudita le dejaron escribir historia hasta el momento de la largada. Derrapando como Simmons en el cajón 1 apenas el semáforo apagó la quinta luz roja, la inexperta Reema fue presa fácil. El australiano Mansell por afuera se hizo dueño de la primera colocación, pero no pudo escaparse porque Álvarez se despistó y entró el AS por primera vez.

 

La reanudación duró poco. Reema había perdido dos posiciones al llegar a la curva Stirling Moss (opuesta a la recta principal) donde tal vez haya frenado un poquito demás y Alex Fores se lo tragó. A la cama los dos y de nuevo el “pace car” a pista. El español Sagrera Pont, del nuevo equipo Elite Motorsport, quedó detrás de Mansell con la entrada de Max Marzoratti (tercer piloto del CDR) a boxes. Tercero heredando la posición de Juffali su coequiper del Douglas, Dexter Patterson. Cuando al fin se liberó la pista, quedaban apenas 7 minutos 10 segundos de carrera. El australiano estaba en la oportunidad de su vida y no defraudó. Sagrera le dio el primer podio al Elite y Patterson (academia Sauber) fue otra revelación. Cuarto Bryce Aron, quinto el danés Mikkel Grundtvig y sexto Ushijima. A O’Sullivan le fue mejor que a Simmons largando desde el fondo. El piloto de Carlin entró séptimo y se afianzó en la cima del torneo, cumplida la primera fecha. Simmons (13º) apenas pudo pasar a Connor y al mexicano Garfias (novatos) y no sumó. Será larga la espera hasta la segunda fecha, en Silverstone 24 al 27 de junio, siempre en compañía de los GT británicos.



EL FIN DE SEMANA QUE VIENE

 

Como citáramos más arriba, la FRECA hace su cuarto evento (son dos finales) en Le Castellet. Allí espera tener revancha Colapinto. En el hermoso circuito  situado en Los Arcos, Navarra, se corre la segunda de la concurrida F4 española, que son tres finales entre sábado y domingo. Al torneo lo encabeza el neerlandés Dilano van’t Hoff con 65 puntos, más del doble que su más inmediato perseguidor, Josep Martí  con 32.



Escribe: Alejandro Daniel Spizzirri

Foto: redes sociales de Franco Colapinto (Crédito: Dutch Photo Agency)