Despedida con dos podios para Colapinto

Despedida con dos podios para Colapinto

Tres torneos europeos de fórmulas FIA culminaron el pasado fin de semana. La Fórmula Renault Eurocup despidió el año y el nombre, ya que con la anunciada alianza con la F. Regional pasará a llamarse F. Alpine (foto de portada).

La F4 española cerró en Barcelona un gran año. En ninguno de las dos hubo sorpresas. El cierre de la F4 inglesa en Brands Hatch tuvo una definición polémica, en la última final del año. Ahora veremos en apretado resumen a cada una de ellas. 

 

F. RENAULT EUROCUP: ÚLTIMA CARRERA CON ESTA DENOMINACIÓN

 

“Estoy empezando a amar al Paul Ricard” dijo con pícardía Lorenzo Colombo, ganador de las dos finales del fin de semana en Le Castellet. El italiano sumó todo, pues había marcado las pole en cada mañana, tercera consecutiva para el Bhaitech Racing también. Franco Colapinto volvió a estar arriba, yendo de menor a mayor el las prácticas (arrancó octavo) para lograr partir cuarto en la primera carrera (sábado) con Martins y Collet delante del Tatuus naranja y negro. Clima agradable en la Costa Azul (18 grados) para ser mediados de otoño. Colombo hizo una gran partida y se encaminó a su tercera victoria en este circuito pues el año pasado también había ganado. Victor Martins lo siguió hasta que acusó un desgaste, circunstancia que fue bien leída por Collet que lo superó y posteriormente Colapinto haría lo mismo en la entrada a las “eses de la Vidriería” con una magnífica maniobra por adentro. Hay que entender que esta pista no ofrece grandes posibilidades de sobrepaso. No tenía necesidad de arriesgar el francés, ya que con un sexto puesto le bastaba para coronarse.

 

Moviéndose hábilmente en la primera vuelta, Alex Quinn se situaba quinto, en tanto el español Vidales se las veía negras con el suizo Saucy y el belga De Wilde. Se le escapaba de las manos el título al mejor novato, que sería para el británico del Arden. En esta final nos sorprendió el cambio de antiflama del piloto oriundo de Pilar para la ceremonia del podio. Apareció con uno flamante y blanco. Pocos se dieron cuenta porque las cámaras “mimaban” al flamante campeón.

 

El domingo (bien temprano para los argentinos) se repitió la historia, al menos en la punta. Ese día húmedo y nublado contó con un espectador de lujo, Olivier Panis (campeón 1989 de la Fórmula) cuyos hijos corrían en los GT que eran parte del evento. Colombo estuvo perfecto en la largada, haciendo valer la pole de la mañana. Colapinto largaba en el cajón 5 moviéndose muy bien en las eses por afuera, Collet se quedó sin pista apremiado por Quinn y el argentino superó de inmediato al brasilero antes de llegar al “rulo” que los deja en la recta del Mistral. Tercero detrás de Martins quedó. Y a salvo de los toques y despiste del bravo segundo pelotón. En éste descolló el debutante (en calidad de invitado) Elias Seppänen, el joven finlandés proveniente de la ADAC F4 que los lectores recordarán. Contener durante 16 vueltas a Collet no fue nada fácil para Colapinto, que contó con el inesperada “ayuda” de Alex Quinn, que se acercó peligrosamente al paulista y le hizo desistir de perseguir a Franco para hacer maniobras más defensivas. No pasó nada con el británico, pero cuando quedó en claro que no tenía para más, Colapinto ya estaba casi dos segundos alejado. Así se aseguró el duodécimo podio en esta categoría y 22 de su campaña europea. Por su parte, el doble ganador Colombo desalojó del quinto lugar en el torneo a David Vidales, que había caído al noveno lugar en pista detrás de Belov, Alatalo y Seppänen. Un cierre bastante flojo del novato español.

 

Cayó el telón competitivo para la FRE aunque tenga una última sesión de test, supeditada al avance de la pandemia, en los primeros días de diciembre. Será la despedida definitiva tras más de 18.000 días que comenzaron en 1971 con la victoria de Michel Leclère en Albi. Con otro nombre por razones de marketing, esta Fórmula seguirá proyectando pilotos a la F1 como lo hiciera con Alain Prost, Kimi Raikkonen o Lewis Hamilton, entre otros.

 

 

F 4 ESPAÑOLA: UNA SOLA NOVEDAD EN BARCELONA, KAS PERDIÓ UNA.

 

El cierre del 2020 en el Circuit de Barcelona-Catalunya para la F4 Spain fue brillante, con el aporte del tiempo que estuvo insólitamente cálido (18-19 grados) y soleado. Thomas Ten Brinke obtuvo su primera victoria en la tercera carrera, cuando ya estaban definidas las dos primeras posiciones del torneo, con las victorias número 12 y 13 (sexta consecutiva) de Kas Haverkort en la primera de ellas y la consagración del español Mari Boya como subcampeón al arribar tercero. En otras palabras, quedaban dos finales “por el tercer puesto” donde nadie se perdonó nada, por supuesto. Fue entonces cuando el novato aprovechó su oportunidad, con la grilla que lo veía por primera vez en la pole.

 

Difícil decidir cuál fue la mejor de las tres, aunque la más emotiva tal vez haya sido la primera, con Haverkort (pole) ya consagrado campeón y Boya en busca de liquidar la pelea por el “sub”. El excampeón mundial Junior de karting, el neerlandés Ten Brinke lo superó por afuera en la curva 1 promediando la final que dominó de semáforo a bandera Haverkort. Oliver Goethe intentó hacer otro tanto con Boya, pero el catalán lo mantuvo a raya pese al desgaste de los neumáticos. En esta primera final la suiza Lena Buhler entró décima. Fue otro 1-2-3-4 del poderoso equipo neerlandés MP Motorsport con los cuatro pilotos del clasificador que estaban en su temporada debut. Boya, otro exkartista, se aseguró el subcampeonato.

 

En la segunda o “la corta” que otorga puntaje reducido solo a los ocho primeros, también dominó Haverkort pero sin escaparse como en otras instancias. La estrella indiscutida fue el joven catalán, que había partido noveno (no tuvo una segunda vuelta decente en clasífica) y fue escalando en apenas 19 giros hasta el tercer lugar, carrera que opacó en cierta medida la magnífica labor del ruso Iván Nosov (Drivex) desde el sexto al segundo lugar. Boya se tomó revancha del día anterior, superando en los últimos giros a Ten Brinke. Fue el triunfo 13 de Haverkort en 20 finales, una campaña inusualmente contundente. Ten Brinke redujo de 21 a 16 la diferencia con Josh Dufek en la pelea por el tercer lugar del campeonato, a falta de una final que se corrió en el atardecer del domingo barcelonés.

 

Como dijimos, la primera fila a puro Países Bajos. Ten Brinke-Haverkort que salieron como cohetes en esa misma posición al apagarse la luz roja. Dufek persiguió a sus dos compañeros de equipo, desgastando el último juego de neumáticos disponible. Mari Boya tuvo trabajo con el rusito Nosov hasta que se pudo despegar e ir por el suizo. Allí comenzó otra carrera. Haverkort no pudo o no quiso seguir a Ten Brinke y se le acercó Boya a puro RV vuelta tras vuelta, hasta llegar a la cola pero sin resto para la hazaña. Dufek se las vio negras con Nosov buscándolo por todas partes. Bloqueando en los accesos a las curvas más agudas, defendió ese cuarto lugar que le era vital para mantener el tercer lugar de la tabla, haciendo estéril el triunfo del neerlandés de solamente 15 años que de todos modos con sus ocho podios anteriores ya había impresionado bien. Primer triunfo de otra promesa, que seguramente ocupará el lugar del ascendente Kas Haverkort en esta categoría.

 

Se supo además el domingo que el Campos Racing se va a sumar a la F4 española en el 2021. Otro equipo de un ex F1 aportará a esta formativa, donde ya lo hace el FA de Fernando Alonso, con sus autos que se distinguen por el color azul y naranja en los cuales los kartistas de su Academia dan los primeros pasos en monopostos. Realmente muy buen nivel los chicos y los equipos de esta F4, con un campeón que claramente estuvo un escalón más arriba que el resto. Sus buenas actuaciones en la F. Renault Eurocup como ocasional compañero de Franco Colapinto así lo demostraron.

 

 

FINAL NO APTO PARA CARDÍACOS EN LA F4 INGLESA

 

Llegar a la última final del último mitín del año con dos pilotos con chances de ser campeón es lo ideal y eso ocurrió con la F4 inglesa, que al igual que su par española (también la F4 Nacam de México) cuenta con motorización Ford EcoBoost. Luke Browning conquistó la corona, a la que aspiraba Jak O’Sullivan, piloto del Carlin. Fue un final dramático en Brands Hatch, por la lluvia que tras mucho amagar cayó en el momento más inoportuno. Vamos a ver como fueron las cosas porque si no las explicamos no se entiende cómo la británica Abi Pulling se lució con otro podio.

 

En la clasificación, Browning (Fortec) se llevó las dos poles (para las carreras 1 y 3) de manera muy ajustada sobre su rival directo. Al ganar la primera final del fin de semana por solamente medio segundo, Luke estiró la ventaja a 7 puntos. Para colmo de males, a O’Sullivan lo penalizaron por superar a Cristian Mansell estando bajo régimen de bandera amarilla en la final de grilla invertida. Quedó debajo del australiano en la planilla y la ventaja de Browning se estiró a 16 unidades. Doblete de Browning pero quedaba el domingo, que amaneció con cielo amenazante, típico del otoño en Inglaterra.

 

Las chances de O’Sullivan pasaban por un utópico triunfo y que Browning no pudiese pasar más arriba del sexto lugar. Difícil, pero no imposible. Empezó bien el de apellido irlandés, superando por afuera en Paddock Hill (curva 1) a Luke y la esperanza subió otro nivel cuando James Hedley dejó tercero a Browning en la colina de los Druidas (curva 2) pero cumplida la primera vuelta los tres primeros danzaron sobre el aceite derramada en Clearways (entrada a la última curva) quedando Browning en los últimos puestos y O’Sullivan perdiendo tres mientras saltaba sobre la grava.

 

Decidido a ir por el título, O’Sullivan escaló del cuarto al primer lugar, desplazando a su compañero de equipo Mansell con autoridad. Mientras tanto, Browning en furibunda remontada estaba ya décimo, cumplida la mitad de la competencia. Fue en ese momento, cuando el titulo estaba en poder de Jak, cuando se hizo presente una invitada (pero no de honor) en el circuito: la lluvia. Tras un giro de incertidumbre, dada la copiosidad de las precipitaciones, las autoridades pararon la carrera con bandera roja. No era posible reanudar la competencia. Primero por la escasa visibilidad (atardecer) y segundo por los compromisos con la televisión, que ya no tenía margen para un “alargue”. En consecuencia, al no cumplirse con el 75 % del recorrido pactado, la final otorgó la mitad de puntos, con lo que el triunfo bajo mojado con gomas lisas no le alcanzó por apenas medio punto a O’Sullivan, que como premio consuelo dejó al Carlin como campeón por equipos. Abi Pulling entró tercera (sexta en el campeonato) y el australiano “Ditto” Mansell fue en mejor de los novatos con sus tres podios en esta fecha. Pulling se hizo acreedora del premio JTR que por primera vez recayó en una dama ¡Y esto en el Reino Unido es mucho decir!

 

 

CORRE LA F4 ITALIANA EN IMOLA CON “STREAMING” PARA TUTTI

 

Tras el “parate” por la pandemia, la F4 Italiana (la más concurrida y prestigiosa del continente europeo) hará este fin de semana su sexto y anteúltimo capítulo en el “Enzo y Dino Ferrari” de Imola. Se espera una grilla de entre 35 a 40 máquinas, con los valores provenientes de la ADAC F4 que son exactamente los mismos autos, inclusive el mismo proveedor de neumáticos. El torneo sigue siendo una guerra aparte entre el siciliano Gabriele Mini (Arden) y Francesco Pizzi (VAR) al que se le suelen agregar Pietro Delli Guanti y Leonardo Fornaroli. La definición será el primer fin de semana de diciembre en Vallelunga y seguramente se la comentaremos a todos nuestros lectores en un resumen a mediados del mes próximo, si Dios quiere.

 

 

 

Escribe: Alejandro D. Spizzirri

Foto: página oficial de Renault Sport/ Fórmula Renault Eurocup