PODIO DE COLAPINTO, CUANDO MÁS LO NECESITABA

En la nota anterior habíamos dicho que Franco andaba bien en Zandvoort, con toda la experiencia
recogida en la FRECA el año pasado, contra casi los mismos rivales. En la pruebas libres empezó bien y
se mantuvo en el “top five” que es fundamental en este circuito con pocos lugares de sobrepaso. Situarse
quinto lo dejó prácticamente en el medio de la treintena para el “Sprint” sabatino, que se larga con grilla
invertida. No comenzó bien la cosa, debió frenar en la curva 1 porque Roman Stanek entró en trompo y
no pudo evitar el roce. La carrera fue una entretenida batalla entre el ecuatoriano (nacionalizado
estadounidense) Juan M. Correa y Caio Collet (MP Motorsport) mientras Franco peleó con Alex Smolyar
y Arthur Leclerc por el duodécimo lugar.


El brasileño se quedó con la previa y Victor Martins se puso a 3 puntos de Hadjar en la cima de la tabla.

UN PODIO CON SABOR A POCO EN HUNGARORING

  En última prueba antes del receso del verano europeo, la FIA F3 volvió formar parte del evento de F1 y F2 (ganó Theo Pourchaire) en el Hungaroring, ubicado en Pest, es decir la otra mitad de la capital de la república magyar, separada de Buda por el mítico río Danubio. El calor suele ser el símbolo de este GP, que en esta ocasión estuvo marcado por la lluvia.

COLAPINTO Y LA F 3 REGRESAN AL HUNGARORING

Las promocionales de la FIA acompañarán a la F1 el próximo fin de semana en Budapest, un circuito que ha sufrido modificaciones a lo largo de la década anterior pero conserva el tremendo desafío de la combinación de curvas lentas y semiveloces, alternadas con cortísimas rectas. Buen momento para hacer un análisis de media temporada, a modo de previa.

No siempre se cumple esa regla no escrita de que recién en la segunda temporada un piloto puede aspirar al título. Aunque apenas por un punto, el francés Victor Martins (ART Grand Prix) está liderando el torneo, como un solitario Indiana Jones contra los siempre candidatos del PREMA , el equipo dominante, que ha sacado gran ventaja en la Copa destinada a los equipos, que es la que

realmente les interesa a los mismos. Esta introducción sirve para entender las declaraciones que Franco Colapinto había hecho en sus primera carrera, acerca de hacer una temporada medianamente aceptable para poder conseguir una butaca en un equipo “top” para el 2023. Con los pies bien firmes sobre la tierra el chico de Pilar. Esto es exactamente lo que está ocurriendo.

Van 5 carreras y 5 sprints. A pesar de ser novato (ascendido desde la FRECA, al igual que Franco) Martins ha ganado dos carreras, figuró en el “top ten” ocho veces y subió al podio en 5 de ellas. Ni así es favorito en su equipo. El principal del ART, Sébastien Philippe, dijo: “Sabe muy bien que (entre) pasar de héroe a cero hay una línea muy delgada” y sobre la labor de los equipos “Siempre habrá pequeños detalles que pueden marca una gran diferencia” para leer con atención porque el ART GP es un equipo múltiple, que por ejemplo en la GP3 Series había ganado 8 de las 9 temporadas que duró ese formato antes de convertirse en la actual F2. Escudería formadora de grandes talentos, como Nick De Vries, el neerlandés campeón 2019 de la F2 que fuera compañero de Colapinto en el G-Drive en la European Le Mans Series y posteriormente campeón de la FIA Fórmula E “debutando” en F1 en la FP1 de Barcelona 2022 con Williams y recientemente también en la FP1 de Paul Ricard con el Mercedes de Hamilton, con el que fue séptimo en la planilla.

El gran enemigo de Martins es su compatriota Isack Hadjar, piloto de la Academia Alpine que corre en el Hitech, también con dos éxitos y además con un sprint ganado. 4 podios y 9 veces en el “top Ten” a lo que le agrega una pole y un récord de vuelta. Tercero a 7 puntos marcha Arthur Leclerc que recién en Spielberg se sacó la espina de no haber ganado este año, siendo el más experimentado de los cinco que aspiran al título. 8 veces en el “top ten” de los cuales 5 fueron en el “top five” y solamente dos podios y un RV, por lo que se cree que el monegasco está en deuda con el PREMA.

Esto nos sirve para comparar la cruda realidad de Colapinto con el Van Amersfoort Racing, que solamente tiene una victoria en un sprint (Imola) y cuatro “top ten” con dos podios en 10 carreras, un abandono por problemas mecánicos y una pole position (en Sakhir) ¿Desilusionados? No, de ninguna manera, pues los lectores de esta columna ya fueron advertidos. La F3 de la FIA es una categoría muy distinta a las F4 y F Regional. Acá hay un motor más potente, hay DRS y una gestión de neumáticos diferente. Carreras más largas y un nivel de conducción realmente de primer nivel.

Por eso lo encontramos séptimo, con 42 puntos, detrás de Jak Crawford (70) Roman Stanek (67) y Oliver Bearman (59) el nene mimado de la prensa europea que venía de arrasar en la F4 Italiana y en la F3 se quiere destacar pero le cuesta, como a todos los novatos. Hay que destacar que Franco está por delante del brasilero Caio Collet (39) de la Alpine Academy también, pero corriendo para el MP Motorsport. Alex Smolyar tiene 36 y cerrando los diez primeros, Zak O’Sullivan que viene de ser campeón de la GB3 (ex F3 británica) que ha acumulado 33 puntos.

Los compañeros de equipo de Colapinto son otra manera de compararlo, aunque no nos parece una buena vara de rasero. Reece Ushijima viene de dos temporadas en la GB3, en 2021 le fue un poco mejor pero no pudo contra el O’Sullivan (Carlin). El japonés radicado en Inglaterra apenas lleva un décimo lugar en Silverstone y un podio en la sprint en ese mismo circuito, que bien conoce. El resto de las fechas osciló entre el duodécimo y el decimonoveno lugar, Rafael Villagómez es un mexicano que también estuvo en GB3 y varias F4 sin pena ni gloria, tampoco se iba a destacar acá por supuesto. Noveno en la sprint de Imola fue lo único que cosechó, amén de tres abandonos. Lo dicho, no son medida, al menos a la altura del talento de Franco.

De todo el resto de los 33-34 pilotos, estamos observando al estadounidense Kaylen Frederick, ya conocido por nuestros lectores por su paso por la GB3 donde fuera brillante campeón. Es la otra espada del Hitech, equipo que está en un impensado tercer puesto en la tabla de las escuderías. Ha hecho siete “top ten” y un pinchazo a poco del final en Spielberg lo privó de un merecido sexto lugar. Arribó en todas, siendo entonces este P23 a dos vueltas el peor resultado del año para él. Nunca había llegado peor que P16.

Éste sería un buen punto de comparación con Franco Colapinto. Para finalizar, el resumen de la campaña del pilarense hasta la quinta fecha. Ganó un sprint, marcó una pole, fue una vez quinto, una vez sexto y una vez octavo en la carrera principal, donde registró un abandono. Tiene otro abandono en los sprints (Barcelona, cuando iba 13º) siendo tercero en esta preliminar una vez (Spielberg) una vez 13º y en la restante, 25º en Sakhir con la grilla invertida de todos los sprints, que otorgan un puntaje reducido acorde con las pocas vueltas de carrera disponibles.

En síntesis, una primera mitad no tan mala como creen los que recién entraron a conocer la F3 ni tan buena como los aduladores y exitistas quieren ver. Afortunadamente, Colapinto se ha fijado objetivos a largo plazo, ajeno a las obsesiones de los aficionados argentinos.

Escribe Ale Spizzirri

Foto redes sociales de Franco Colapinto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARCELONA  NO  FUE  LO  ESPERADO

 Regresó la FIA F3 a formar parte de los eventos de la F1 junto con la F2 (doblete del brasileño Felipe Drugovich) en el Circuit de Catalunya en Barcelona, un trazado que Franco Colapinto conoce de memoria por su paso en la F4 Spain donde fuera campeón. Pero el fin de semana con el Van Amersfoort Racing no resultó el esperado.